0%

Movimiento Riot Grrrl: «Las chicas constituyen una fuerza revolucionaria del alma que puede, y cambiará, el mundo de verdad»

Publicado por: Inma Bermejo En:


Mujeres hartas de ser espectadoras pasivas que decidieron reivindicar su espacio dentro de la escena musical

La década de los noventa acaba de comenzar. Nos encontramos en Washington D.C donde decidimos explorar la vida nocturna de la zona. Los garitos están repletos de una masa masculina de la que solo podemos distinguir camisas de cuadros escoceses, botas Dr. Martens y largas y sucias cabelleras que oscilan al ritmo de la música. Esquivando axilas sudorosas intentamos abrirnos paso entre la masa. Nos gusta la energía que transmite el grupo que está tocando y nos sentimos identificadas con su espíritu reivindicativo, así que , ¿por qué no disfrutar del espectáculo más de cerca? Apenas nos quedan unas cuantas melenas más por delante, incluso distinguimos que el guitarrista está usando una púa con el logo de los Sex Pistols, pero de repente una enorme ola nos engulle. Giramos en una espiral de  empujones, codazos, gritos y patadas. Nos falta el aire, luchamos para mantenernos erguidas y no quedar aplastadas bajo la muchedumbre. Afortunadamente conseguimos salir vivas de esa, pero aparecemos en última fila. Nos había extrañado no haber visto a ninguna mujer hasta el momento, pero allí estaban todas, como si las hubieran castigado contra la pared. En fila india sujetan sus abrigos mientras observan el espectáculo del que habían sido relegadas a ser simples espectadoras sin posibilidad alguna de participar.

Así vivían miles de mujeres la experiencia de ir a un concierto de punk, rock, grunge o hardcore en los noventa. En ese ambiente underground, concretamente en la ciudad de Olympia, se producirá una eclosión cultural que romperá el status quo.

En la escena alternativa de esta ciudad comienzan a aflorar los fanzines, unas publicaciones periódicas de escasa tirada, hechas con pocos medios y que trataban  temas culturales. Dentro de ese repertorio temático empieza a predominar una visión feminista. Escritoras de estos fanzines deciden sacar a la palestra cuestiones como el racismo, el clasicismo, la misoginia, el heteropatriarcado… Pero no solo dan visibilidad a estos problemas sino que incitan a combatirlos.  En 1988 se crea el fanzine Jigsaw en Olympia; a este le sigue Girl Germs, creado en 1989 por Molly Neuman y Allison Wolfe, componentes de Bratmobile, unos de los grupos femeninos más destacados del movimiento Riot Grrrl, y en 1990 Tobi Vail y Kathleen Hanna crean el fanzine Bikini Kill que tendrá el mismo nombre que su banda de música.

Todos estos fanzines compartían una temática similar: analizaban la relación entre la mujer y el punk desde un posición feminista y reivindicativa. Sin embargo, estas publicaciones tendrán algo mucho más importante en común, se convierten en herramientas de difusión de ese espíritu contestario y protestón. Estas mujeres que luchaban incansablemente por hacer oír su voz poco a poco lo irán consiguiendo, creando un sentimiento de comunidad entre escritoras y lectoras que ven en estas publicaciones un reflejo de sus problemas, preocupaciones y deseos de cambio.

Llega entonces el momento clave, el instante a partir del cual todo el movimiento Riot Grrrl tomará forma: es creado el fanzine Riot Grrrlun punto de inflexión. Una confluencia de factores causarán su aparición. Ya existían ciertos fanzines de referencia, sus intenciones habían quedado claras, sus reivindicaciones eran cada vez más notorias, la comunidad era cada vez mayor… Sin embargo, se podría decir que el desencadenante de la creación de la publicación Riot Grrrl fue la revuelta que se produjo en Washington en 1991 con motivo de la celebración del 5 de mayo. Un muchacho salvadoreño que festejaba el Día del Orgullo Latino fue disparado en el pecho por un agente de policía. Esta agresión provocó la irá de cientos de jóvenes que salieron a la calle causando todo tipo de revueltas y enfrentamientos para vengar al joven. Ante este «riot», Jen Smith, componente de Bratmobile, inspirada por lo ocurrido le escribió a su compañera de banda, Allison Wolfe, diciéndole que necesitaban «a girl riot», una revuelta femenina. Así surgirá el fanzine que tendrá por nombre Riot Grrrl, sustituyendo parte de las letras de «girl» por erres, imitando así la onomatopeya grrr que representa el gruido. Un guiño más a que ese movimiento que estaba a punto de estallar iba a ser combativo y confrontador.

Las letras de sus canciones pretendían visibilizar problemas que hasta entonces eran considerados tabús como los abusos sexuales, el acoso, la homofobia, la desigualdad de género, las nuevas formas de sexualidad, la teoría queer…Y qué mejor manera de visibilizar esta defensa femenina que creando algo de incomodidad en el género masculino. En muchos conciertos se establecía que las mujeres estuvieran en primera fila y que los hombres quedarán apartados en la parte trasera, de esta manera experimentarían en primera persona aquel aislamiento al que las mujeres se encontraban sometidas cuando asistían a un concierto. Otra acción que causó cierto resquemor entre los hombres  fue, por ejemplo, la de poner las entradas a dos dolares para aquellas mujeres y hombres que vinieran en vestido, y a tres dolares para los hombres que vinieran vestidos normal. Muchas se granjearon así la etiqueta de odiadoras del género masculino, pero, no más lejos de la realidad, el único fin de estos detalles era incordiar un poco y llamar la atención para no dejar indiferente a nadie. Como se suele decir,  «mejor que hablen mal de ti a que no hablen».

Estas activistas culturales crearon una auténtica revuelta femenina. Dieron voz  a aquellas mujeres que habían sido silenciadas por la sociedad, empoderaron a la mujer en un mundo liderado por hombres y crearon un referente que aún perdura en nuestros días. La lucha que estas mujeres emprendieron sigue viva y debe ser más combativa que nunca, ya que, no debemos olvidar que aún queda un largo camino por recorrer en la lucha por la igualdad de género. ¡Feliz 8 de Marzo!


Deja un comentario

Más información
Play Cubrir Título de la canción
Autor de la pista
A %d blogueros les gusta esto: